Cuidar el sistema inmune. - Sistema inmune y Salud
557
post-template-default,single,single-post,postid-557,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,cooltimeline-body,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Cuidar el sistema inmune.

Cuidar el sistema inmune.

Cuidar el sistema inmune. Parece que poco a poco vamos viendo la luz al final del túnel y aquí en España comienza la ya famosa y deseada “desescalada”. Como te hablo en este artículo, se abre un período de incertidumbre ante el nuevo mundo que, como ya he dicho en otras ocasiones, no va a ser igual al que dejamos hace mes y medio.

Saldremos a la calle, pero el riesgo de contagio sigue estando ahí, al menos hasta que se logre una vacuna. Pero ya que ese proceso lleva un tiempo, y no podemos ayudar a acelerar ese proceso de búsqueda, al menos pongamos todo de nuestra parte para tener unas defensas fuertes y cuidar el sistema inmune.

¿Qué es el sistema inmune?

El sistema inmunitario es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como las bacterias y los virus. A través de una reacción bien organizada, el cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden. Estos cuerpos extraños se llaman antígenos.

Estas agresiones pueden ser de naturaleza biológica (agentes patógenos como virus o bacterias) o físico-químicas (como toxinas o radiaciones), e internas (por ejemplo, células cancerosas). Nuestro sistema inmune ​reconoce lo dañino y reacciona frente a ello.

El sistema inmunológico es complejo y consta de muchas partes importantes: médula ósea, timo, bazo, ganglios linfáticos. Sin embargo, hay una parte de el MUY IMPORTANTE y en la que nosotros podemos actuar de manera activa para mejorar y cuidar nuestro sistema inmune.

Cuidar el sistema inmune con la alimentación.

El sistema inmune y el aparato digestivo están estrechamente relacionados. Se ha descubierto que el microbiota intestinal es la gran reguladora del sistema inmune, incluso se ha relacionado una disbiosis intestinal (mala flora intestinal) con enfermedades autoinmunes como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.

Además, después de este período que acabamos de pasar, nuestra flora y nuestro tejido intestinal pudo haberse afectado por la mala alimentación fruto del confinamiento, la ingesta de medicamentos o el estrés (si, el cortisol que producimos cuando estamos estresados daña las paredes de nuestros intestinos)

Así que es momento de comenzar a cuidarlo porque allí esta la clave para mejorar nuestra salud.

Síntomas que nos sugieren un desequilibrio de nuestra flora intestinal.

– Problemas digestivos: hinchazón, acidez, pesadez, gases, malas digestiones, intolerancias.

– Aparición o aumento de alergias.

– Estreñimiento, diarrea, cambios en la composición de las heces.

– Problemas con el sueño (hemos hablado AQUÍ) sobre la relación intestino-sueño.

– Falta de energía (AQUÍ un artículo que te habla sobre la energía de las personas)

– Otros mas variables como aparición de eczemas, colesterol, dolor después de comer, dolores de espalda específicos, migrañas, etc.

¿Cómo podemos cuidar el sistema inmune a través del aparato digestivo?

– Haciendo una valoración, viendo si necesitamos tomar algún reparados de membrana o mejorar nuestra flora a través de probióticos. Es importante no tomar cualquiera ni de cualquier marca. A través de una valoración individual y personal podemos a través de la KINESIOLOGÍA indicarte el adecuado.

– Mejorar nuestra alimentación: eliminar ultraprocesados, comer lo más natural posible y eliminar alimentos tan nocivos como el azúcar, las grasas saturadas, el alcohol y la leche. Hacer un DETOX de vez en cuando, siempre contando con la supervisión de un profesional.

– Realizar ayunos intermitentes controlados. Dejar descansar al aparato digestivo dándole al menos 16 horas sin digestiones.

– Intentar gestionar el estrés. Dar paseos en la naturaleza. Estar en silencio. Meditar. DORMIR al menos 8 horas.

Obviamente son cambios que no son fáciles. Pero la gran noticia es que todos son posibles si te haces responsable de tu salud y te comprometes a producir los cambios necesarios para vivir plenamente.

Para más información, te espero en Almenara, en Valencia (Clínica Balkis) o a traves del maravilloso instrumento que es internet.

No Comments

Post A Comment