Detox sí. Pero no cualquiera - Pablo Gaudio |
440
post-template-default,single,single-post,postid-440,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,cooltimeline-body,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Detox sí. Pero no cualquiera

detox pablo gaudio

Detox sí. Pero no cualquiera

Detox sí. Pero no cualquiera. Los meses de enero y septiembre son los meses detox por excelencia. Las navidades y las vacaciones de verano son épocas donde abandonamos por unos días la rutina laboral y merecidamente aprovechamos de unos días de descanso, suele suceder también que descuidamos un poco la alimentación y la rutina deportiva. Eso es normal. ¿A quién no le agrada salir a cenar con amigos, familia o simplemente viajar y degustar alimentos de otros rincones del mundo?

El problema es que esos días de cambios de ritmo y excesos a veces nos pasan factura y sentimos que, al volver a la rutina, nos cuesta “arrancar”. Estamos más cansados, nos cuesta retomar el deporte, nos sentimos más hinchados (si es que no hemos ganado algún kilito) y ahí es cuando surge la necesidad de “eliminar” esos excesos del cuerpo, de depurarse.

Ahora bien. Es fácil encontrar información sobre hacer una dieta Dietox. Por internet, cientos de páginas te venden packs de zumos y super alimentos que ayudan a eliminar esas toxinas acumuladas. Revistas te cuentan como los famosos han logrado esculpir sus cuerpos en pocos días gracias a estos tratamientos détox. Y lo que es peor: te venden a precio de oro supuestos preparados sustitutivos de alimentos para ayudar al organismo. ERROR. Vamos a analizar un poco.

El cuerpo, esa máquina perfecta.

El cuerpo es la máquina perfecta por excelencia y no necesita alimentos ni compuestos procesados para purificarse. Recuperando buenos hábitos de alimentación, basado en frutas, verduras y alimentos de alto valor biológico, bebiendo mucha agua, haciendo deporte y recurriendo ocasionalmente a el ayuno intermitente el cuerpo debe ser capaz de purificarse solo.

¿Cuándo necesita ayuda?

Es verdad que hoy estamos expuestos a multitud de tóxicos: contaminación ambiental, metales pesados, pesticidas que ingerimos con los alimentos, residuos de medicamentos. Y muchas veces estos se acumulan en el cuerpo, más concretamente en el tejido fascial que se reparte por todo nuestro organismo, causando dolores difíciles de resolver y que no se alivian con la terapia manual (al hacer un masaje o una manipulación, esas toxinas se mueven y el dolor puede incluso aumentar). Entonces en esos casos es necesario hacer una terapia de desintoxicación.

Beneficios de un tratamiento détox prescrito por un profesional.

– Saber identificar cuál es la causa de la intoxicación y adaptar la terapia a ello. No es lo mismo tener en el organismo algún metal pesado como el mercurio (muy presente en nuestra alimentación, cuando comemos peces de gran tamaño como el atún y el salmón y que ataca directamente a las células nerviosas o neuronas) que tener algún pesticida (Los COPS que se acumulan en nuestra grasa corporal) o residuos de algún medicamento tomado en el pasado. Cada uno de estos tiene su tratamiento como pueden ser algas quelantes como la clorela, plantas como la bardana o sustancias homeopáticas. 

– Saber el tiempo que el cuerpo necesita para desintoxicarse. Cada persona es única, por lo que cada cuerpo tiene su tiempo para llevar a cabo una depuración y eliminación de toxinas. No se puede dejar un trabajo a medio hacer, ya que sería MUY peligroso, comenzar a hacer un trabajo de desintoxicación y parar antes de poder eliminarlas, dejando que se depositen en partes del cuerpo importantes como el intestino.

– Comprobar que todos los órganos de eliminación funcionan correctamente. Así como no puedes hacer una limpieza de tu casa si antes no vacías el cubo de la basura, tampoco puedes hacer correctamente una desintoxicación de tu cuerpo si tus órganos de eliminación (hígado, intestinos, linfa y riñones) no funcionan correctamente o están saturados. Por lo tanto, es de vital importancia comprobar que el sistema trabaja bien antes de comenzar una détox, ya que si no podemos crear un gran estrés al cuerpo. 

– Saber que alimentos vienen bien para favorecer un buen funcionamiento del sistema. Podemos trabajar de la mano de un nutricionista que nos aconseje que alimentos añadir a nuestra dieta para recuperar el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

En resumen…

Es muy positivo para tu cuerpo realizar una terapia de desintoxicación, sobre todo después de periodos en los que cambia nuestra rutina diaria y nuestra alimentación, como después de las navidades, las vacaciones, los viajes, o también, cuando aparecen síntomas que nos pueden hacer pensar que el organismo esta sobrecargado, como el cansancio, el dolor de cabeza, problemas digestivos, problemas para dormir o dolores frecuentes en zonas concretas del cuerpo. Pero no una détox a cualquier precio: déjate guiar siempre por un buen profesional o un grupo de ellos que trabajen en sinergia. 

Recuerda que la salud no es un gasto, es una inversión

No Comments

Post A Comment