El informe Flexner - Pablo Gaudio | Coach - Kinesiólogo - Fisioterapeuta
1291
post-template-default,single,single-post,postid-1291,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.0.3,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

El informe Flexner

El informe Flexner

El informe Flexner: como los intereses económicos cambiaron el paradigma de la medicina.

Hace mucho tiempo escuché la siguiente frase: “La medicina es una mesa que se apoya en cuatro patas: la farmacología, la cirugía, la psicología (o psiquiatría) y la rehabilitación (fisioterapia, logopedia, etc)”.

Aunque todos sabemos que hay una de ellas que es la más fuerte e importante: la farmacología. Tan solo en España, una persona gasta de media unos 400 euros al año en medicamentos.

Pero… ¿esto siempre fue así?

¿Qué fue el informe Flexner?

La medicina occidental en la actualidad es como es hoy en día gracias a este documento, que data de ¡principios del siglo anterior! ¿Es que no hemos aprendido nada en estos úlitmos cien años? ¿O es que acaso no les conviene cambiar algo que funciona al menos para llenarse los bolsillos?

En 1909 la Carnegie Foundation for the Advancement of Teaching (una comisión privada encargada de evaluar la educación médica en los E.E.U.U. y Canadá) encargó al educador Abraham Flexner para que visitara las escuelas de medicina y luego hiciera un reporte acerca de su idoneidad.

¿Quién estaba detrás de esta comisión? Si. El señor Jhon D. Rockefeller.

¿Y que intereses había detrás del informe Flexner?

El señor Rockefeller era un magnate de la industria petrolera. Más del 90% de la industria eran de su propiedad. Sobre esos años, los químicos comenzaron a desarrollar los derivados del petróleo llamados petroquímicos y necesitaban de algo en los que utilizarlos a gran escala: los medicamentos.

¿Pero como hacerlo en un país donde la mitad de los médicos utilizaban terapias no farmacológicas? He aquí algo que ya conoceréis. Quien tiene poder lo primero que busca es controlar los medios y la educación (Ya escribí algo sobre esto en “Una revolución de amor”)

Así bajo el amparo de la AMA (American Medical Association) y los AAMC (Association of American Medical Colleges) comenzó la regulación estrica de la educación médica basada en este informe y con ella, el proceso de deshumanización del paciente.

¿Que cambios se produjeron en la educación de los futuros doctores?

En primer lugar, se produjo una extricta regulación de todos los centros de enseñanza y todos los centros médicos de EEUU y Canadá. Con esto, más de 600 escuelas de medicina debieron cerrar sus puertas. Incluso en esos primeros años se excluyó de la formación médica a mujeres y personas de color.

Se fijo un molde a partir del cual todos los médicos salían “cortados por el mismo rasero”. Se produjo un ataque voraz hacia todas las terapias alternativas. Se ridiculizó todo discurso que fuera en contra de lo oficialmente establecido (te suena de algo)

Pero lo más triste es que la medicina de volvió exclusivamente biológica, descartando así todos los factores psicológicos y de contexto biopsicosocial de la persona. Mente y cuerpo eran entes distintos.

El modelo de enfermedad de Flexner se centraba así en las alteraciones de las estructuras y funciones biológicas (disease),
sin prestar atención a las variables psicológicas y socio-culturales (illness).

¿Cómo afecta esto hoy en día?

Pensaras que mas de 100 años es tiempo más que suficiente para que las cosas puedan cambiar. En este caso, no es así.

Quiero aclarar que cuando escribo esto lo hago de manera general. Soy consciente de que en este país, y en todos, hay excelentes profesionales que basan sus terapias en la integración de todo el espectro la vida humana. Yo hablo de como esta estructurado el sistema médico que viene desde arriba. Ese que da al médico 5 minutos para atender a cada paciente. Que solamente deja prescribir tratamientos establecidos previamente en un ordenador. O que obliga a los fisioterapeutas (lo que me toca) a tratar a 5 pacientes a la vez.

El informe Flexner sentó las bases de un tipo de medicina cuyas características persisten hoy en día:

  • El enfásis biologico de la salud. Los médicos debieron memorizar durante años el acrónimo SOAP. Paso a explicartelo. S de subjetivo (lo que siente el paciente, “Doctor, me duele la cabeza”. O de objetivo (lo que el médico puede medir, “tomar la tensión por ejemplo”). A de análisis (tensión alta más dolor de cabeza). P de plan de acción (pastillitas y a casita, coma menos sal). Y así en 5 minutos, uno menos.

 

  • La estructuración de la medicina por departamentos. Mucha especificación (que no está mal) pero sin ningun tipo de “comunicación” por parte de los especilaistas. Por ejemplo, un hombre puede ir a un urólogo con algún tipo de problemas en sus genitales. En unos años irá a un urólogo especialista en el pene, o en el testículo derecho o en el izquierdo, el de la próstata. Y todos ellos serán diferentes. Y sin pasar por un digestivo, un psicólogo, un especialista de suelo pélvico, etc.

 

  • Y lo ya nombrado anteriormente. La medicina basada en la farmacología como parche para todo en lugar de ir al origen del desequilibrio. Y no digo que no se han de tomar medicamentos. Pero no se pueden utilizar de forma sistematizada sin tener en cuenta otros factores.

Conclusiones

Hacer más de 2400 años Hipórates escribió: “Que el alimento sea tu medicina, y tu medicina sea tu alimento”. La primera escuela importante de Europa, la Escuela Salernitana, rezaba también: “A falta de un médico cerca, alimentarte bien, descansar lo necesario y el aquietar la mente sean tu medicina”.

Actualmente la situación nos obliga a empoderarnos y hacernos responsables de nuestra propia salud. Y la rebeldía no solo es salir a la calle a protestar o compartir el malestar en las redes sociales. Hoy en día rebelarse contra el sistema comienza por cuidarse uno mismo. por hacerse responsable de su salud. Por ser el cambio que quieres ver en los demás.

 

No Comments

Post A Comment