El sueño y el intestino - Pablo Gaudio |
459
post-template-default,single,single-post,postid-459,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,cooltimeline-body,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

El sueño y el intestino

sueño y el intestino

El sueño y el intestino

Hay un pilar fundamental para el buen mantenimiento de nuestra salud: el descanso. No solo es importante la cantidad de horas de sueño, sino también la calidad. Sin embargo, una gran mayoría de las personas que llegan a mi consulta suele fallar en la ambas. Lo que suelo escuchar es:

– No duermo ni 7 horas.

– Me suelo despertar varias veces en la noche y a veces me cuesta volver a dormirme.

– Me levanto cansado. Como si me hubieran pegado una paliza.

– Me paso la mitad de la noche dando vueltas en la cama.

Una inmensa cantidad de artículos científicos nos hablan de los cambios que se producen en nuestro cuerpo cuando la privación de sueño es prolongada: somnolencia y déficit de atención, problemas de memoria, dolor muscular, irritabilidad. Incluso si se prolonga aún más en el tiempo, podemos encontrar efectos fisiológicos como aumento de tensión arterial, aparición de diabetes, obesidad y otros como la depresión.

Podría seguir nombrando las consecuencias de privar a tu cuerpo de tan necesario descanso, pero me centraré hoy en contar como abordamos los problemas de sueño desde el punto de vista de la kinesiología holística y porqué, incluso en los trastornos del sueño, es tan importante tener una buena salud intestinal.

En los últimos años se ha descubierto la estrecha relación que existe entre nuestro cerebro y nuestros intestinos. Se le puso el nombre de eje intestino cerebro a esta conexión bidireccional formado por la microbiota, el sistema nervioso entérico, el sistema nervioso autónomo, el sistema neuroendocrino, el sistema neuroinmune y el sistema nervioso central. Esto significa que existe una estrecha relación entre síndromes y síntomas intestinales (colon irritable, colitis, hinchazón) y otros relacionados con el cerebro (depresión, ansiedad, autismo). En conclusión, la microbiota afecta al comportamiento humano y, a su vez, alteraciones en él producen cambios en la microbiota.

¿Y cómo entra el sueño en la ecuación?

Todos hemos oído hablar de la melatonina y de la glándula pineal. Esta glándula es estimulada con la oscuridad y produce la melatonina que es la gran inductora del sueño al disminuir las ondas cerebrales. Pero no cumple solamente está función. Se sabe que entre otras cosas actúa:

– En el sistema circulatorio disminuye la formación de coágulos y aumenta la capacidad de producción de anticuerpos por los glóbulos blancos modulando el sistema inmune. 

– En el sistema osteoarticular, previene la degradación ósea y promueve la formación de hueso.

– Tiene un poderoso efecto antioxidante que evita la oxidación de células cerebrales, protegiéndonos de enfermedades neurodegenerativas como la ELA, el Alzheimer, Parkinson, demencias, etc.

– Previene el déficit de crecimiento.

¿Y como se sintetiza la melatonina en la glándula pineal? A través de otra hormona muy conocida: la serotonina. La serotonina, también llamada la hormona de la felicidad, se encuentra en un 90% EN LOS INTESTINOS y solo un 10% en plaquetas y cerebro. ¿Vas comprendiendo ahora la importancia de que nuestro sistema digestivo funcione correctamente para gozar de un buen descanso?

Si quieres saber cuales son los factores que hacen que los niveles de serotonina y melatonina puedan verse afectados puedes leerlo en este articulo (link hacia el siguiente articulo)

Por lo que en kinesiología buscamos que el aparato digestivo funcione de forma óptima, que haya un buen peristaltismo, que el intestino no sea permeable, que la microbiota sea la correcta y no haya disbiosis, que el hígado y los riñones drenen de manera correcta y que seas consciente de las intolerancias alimentarias que puedas tener. Pero hay otro factor a tener en cuenta: como ya sabes si has leído lo que escribí sobre la détox (link a articulo) nuestro cuerpo puede guardar restos de tóxicos como los metales pesados, pesticidas, fitosanitarios, o medicamentos que pueden afectar a todo el sistema. Pues la glándula pineal recibe sangre en abundancia (solo superado por el riñón en todo el cuerpo humano) y no está protegido por la llamada barrera hematoencefálica (que es lo que protege a nuestro cerebro de las toxinas del torrente sanguíneo de cuerpo) por lo que es más sensible a los tóxicos que podamos tener.

¿Comprendes ahora la razón por la que revisamos tu intestino en primer lugar?

Luego, como la kinesiología es una terapia holística, abordamos también otras estructuras y factores relacionados con el sueño, como, por ejemplo:

– El diencéfalo en todo su conjunto (tálamo, hipotálamo, hipófisis).

– Estructuras relacionadas con el estrés: diencéfalo, ganglio estrellado, aparato digestivo, sistema nervioso parasimpático.

– Problemas emocionales que no nos permitan dormir. Mente agitada.

– A través de la medicina china, podemos saber que órgano puede estar necesitando ayuda ya que cada órgano tiene su “horario de trabajo energético”, por ejemplo, el despertarse siempre sobre las 3 de la mañana puede ser un síntoma de hígado.

– Incluso a través de la estimulación de puntos podemos actuar en la tensión general y ayudar a equilibrar el sistema parasimpático.Es un tema muy amplio y del que podría escribir muchísimas páginas, pero prefiero ser lo más claro posible y explicarlo de manera sencilla. Si te has sentido identificad@ con algo de lo que hemos hablado, si tienes problemas de sueño o sientes que debes dormir mejor, puedo ayudarte a producir los cambios que te lleven a tener el descanso que te mereces. Pero recuerda que el cambio siempre está en tus manos.

Tags:
,
No Comments

Post A Comment