Objetivos SMART - COnsejos para ayudarte a tener una vida plena
503
post-template-default,single,single-post,postid-503,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,cooltimeline-body,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Objetivos SMART

Objetivos SMART

Todas las personas, en algún momento de nuestra vida, nos planteamos metas y objetivos: perder peso, acabar los estudios, entrar en una empresa, formar una familia, comprarse un Ferrari, etc.

Y es que, para llegar a la meta común e inherente a la vida, que es el bienestar y la felicidad, cada persona necesita el éxito en los aspectos de su vida que considere importante: familia, salud, status, dinero o posesiones como casas y coches (decir que cada persona tiene sus prioridades y que no hay ninguna mejor o peor).

Pero no todas las personas consiguen llegar a sus objetivos y muchas veces esto pasa porque nos olvidamos de algo fundamental: la planificación. 

El establecimiento de objetivos y la planificación de estos es uno de temas más trabajados en el coaching (LINK)

La estrategia SMART son una serie de tips concretos que permiten analizar el desempeño de nuestros esfuerzos en cualquier área para ordenar y medir el camino y el trabajo de manera sistemática para lograr esos objetivos. O lo que es lo mismo, trazar el plan e ir midiendo resultados.

Paso aquí a explicar el acrónimo SMART y a dar ejemplos:

S: Specific (ESPECIFICO) 

El objetivo debe ser claro. Debe indicarnos específicamente que es lo que queremos.

Por ejemplo, ganar en salud es un objetivo poco específico. ¿por qué? Porque hay muchas maneras de hacerlo: dejar de comer azúcar, realizar deporte, meditar. Tener más dinero tampoco es específico, porque hay muchas maneras de tener más dinero: trabajar más horas, robar, pedir prestado o invertir.

Cuanto más específico es el objetivo, más podemos poner el foco sobre él.

M: Mensurable (MEDIBLE)

Debemos ser capaces de poder medir el objetivo final.

Volvemos a los ejemplos de antes: si tu objetivo es perder peso, y pierdes 50 gramos, estarás cumpliendo tu objetivo, aunque seguramente tu resultado deseado no fuera ese. O si quieres más dinero, puedes encontrarte un euro en la calle y nuevamente estarías cumpliendo con tu objetivo.

Debemos establecer una meta numérica o que sea, al menos medible: perder 10 kilos, ganar 2000€ al mes, correr 15 kilómetros a la semana, dar 6 abrazos al día, etc.

A: Achievable (ALCANZABLE)

Debe ser un objetivo alcanzable con respecto a tu condición y las circunstancias. Si tu objetivo es perder peso y mides 2 metros, no sería lógico ponerte como meta pesar 50 kilos. O si tienes un sueldo de 1000€ al mes, no resultaría lógico plantearte ahorrar 500000€ en un año.

Es muy importante plantearse metas realistas, teniendo en cuenta que sobre la base de su cumplimiento se puede, luego, apuntar más alto

R: Relevant (RELEVANTE)

Esto significa que el objetivo tenga sentido con tu vida o tu empresa. Que vaya alineado con los valores y con lo que buscas.

Si seguimos con los ejemplos, si tu objetivo sigue siendo perder peso, lo que buscas entre otras cosas es ganar salud. Sería ilógico que para realizar tu objetivo consumieras pastillas o líquidos que fueran en contra de tu salud. O que tu objetivo de perder peso sea para ser más atractivo y así poder engañar a tu pareja. En el tema del dinero, ¿serías capaz de engañar a un familiar para conseguirlo? ¿O de hacerlo de manera ilícita como asesinar a sueldo o vender drogas?

T: Timely (TEMPORALES)

Esto significa que te plantes un límite de tiempo para poder trazar las estrategias con un tiempo determinado.

Por ejemplo, perder el peso que te has propuesto en 6 meses. O ahorrar 500000€ de aquí a 10 años.

¿Entiendes la idea? ¿Tienes alguna meta a la que puedas aplicar esta estrategia?

¡Recuerda que el primer paso no te sitúa donde quieres llegar, pero si te saca de donde estas!

¡A pasar a la acción!

No Comments

Post A Comment