Tiempos de coronavirus - Coach en Almenara Coach On Line
520
post-template-default,single,single-post,postid-520,single-format-standard,bridge-core-2.0.3,cooltimeline-body,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Tiempos de coronavirus

Tiempos de coronavirus

Tiempos de coronavirus. Tiempos de cambios. Tiempos de aprendizaje.

Pocas cosas iban a ser capaces de producir la situación que a todos nos está tocando vivir. Obligados a quedarnos en casa, a estar lejos de los nuestros, a tomar medidas extremas para evitar la propagación de un elemento que no entiende ni de cultura, ni de estatus económico, ni de color, ni de orientación sexual. De nada. ¿Cuántos escritores llenarón páginas con historias “inverosímiles” como esta? Y tal como lo hice en este PODCAST también hoy voy a hablar sobre el archifamoso Coronavirus.

Internet y los medios nos bombardean continuamente con noticias que nos hacen navegar por un mar de emociones extremas que van desde la esperanza al saber que se está cerca de encontrar una vacuna a la desazón al conocer la cifra de afectados que crece día a día.

Sin embargo, si me conoces un poco (y conoces mi HISTORIA) sabes que soy de los optimistas que piensan que después de que esto pase, debemos comenzar a construir una nueva sociedad. No soy yo el que dice que nada volverá a ser como antes. Socialmente, económicamente, espiritualmente, globalmente, todo va a cambiar. Y este período de cuarentena, esta hibernación a la que estamos sometidos ha de convertirse en un período de autoconocimiento, reflexión y aprendizaje.

Estos días hemos visto lo mejor y lo peor.

Estos tiempos de coronavirus estan sacando lo mejor y lo peor del ser humano. Vemos como personas se vuelcan en acciones solidarias que van desde ayudar a los mayores con sus compras hasta donar material sanitario. Vemos como hay personas que día a día siguen sosteniendo la vida desde las cajas de los supermercados, las señoras de la limpieza, los camioneros. Vemos el reconocimiento a los sanitarios que están en primera línea e incluso a una figura tan controvertida como los cuerpos de seguridad nacional, siempre tan criticados pero que hoy cumplen un papel fundamental dando un servicio importantísimo a la sociedad.

Pero también hemos visto la cara menos amable de las personas. Hemos visto las personas sacando su neurosis a relucir corriendo por los supermercados. Sacando su egoísmo a relucir acabando con reservas ya no de artículos como el papel higiénico que nos ha servido para ver memes originales durante estos días sino productos de primera necesidad como leche, arroz o harina. Hemos visto a personas que aprovechaban la situación para hacer partidismo político. Y lo último que vemos en internet es el caso de personas que se saltan la cuarentena para hacer lo que quieran: deporte (que son los menos), paseos, vídeos, fiestas, reuniones. Y todos nos indignamos, porque claro, la gran herramienta que es internet hace que estemos hiperconectados y viviendo a tiempo casi real lo que esta pasando en el mundo.

¿Debemos indignarnos ante esta situación?

Con esto no quiero justificar a nada y a nadie… pero… ¿Quién puede decir que nunca, nunca, repito, NUNCA transgredió las normas, exponiéndose al peligro y poniendo en peligro a los demás? Cito algunos ejemplos:

  • Coger el coche habiendo bebido unas copas de más.
  • No respetar los límites de velocidad establecidos.
  • Ir a trabajar con una gripe (si amigos, la gripe común es MUY mortífera)
  • Tirar materiales como vidrios y pilas en la basura, no respetando el reciclaje y contaminando recursos naturales.
  • Llevandose recuerdos de Parques Naturales protegidos como piedras del Teide o corales de playas protegidas para que adornen su escritorio.

¿Entiendes lo que digo? Es momento de ser CONSCIENTE

Hemos de entender que a partir de ahora hemos de cultivar una conciencia más comunitaria, y esto no significa dejarlo todo y dedicarse toda nuestra energía en salvar el mundo. No significa que perdamos nuestra individualidad. Significa que hemos de actuar individualmente para aportar globalmente. Cada persona viene al mundo con un propósito y con (como mínimo) un DON. Y nuestra MISIÓN ha de ser desubrirlo y ponerlo al servicio del mundo y de los demás (y para descubrir este don hemos de ir más alla de nuestra zona de confort)

Y aquí entra también lo económico. Se vienen tiempos de incertidumbre donde se destruirán millones de puestos de trabajo. Y solamente las personas que sean apasionadas por lo que hacen, que lo hagan bien, que sean excelentes y que aporten un valor a las personas son las que estarán preparadas para lo que se viene. ¡Y esto no es nada malo! ¡No te asustes! Para vivir en abundancia ya no harán falta tierras, ni fábricas ni capital. Hará falta tener un cerebro, y una INAGOTABLE SED DE APRENDER!

Así que este es el primer consejo que puedo darte: ahora mismo puedes dejarte llevar por el miedo (y seguir inundando las redes de mensajes de pánico, de angustia y de indignación) o actuar con amor (escuchando a las personas que necesitas desahogarse, dedicandote el tiempo que muchas veces te falta, aprendiendo, cuidándote, alimentándote correctamente, descansando).

Ya que no puedes elegir lo que pasa, elige como enfrenarte a lo que pasa.

Como cuento en el vídeo que dejo a continuación, es momento de comprender que hay en nuestro interior.

Sabes que puedes suscribirte en mi canal de YOUTUBE, o seguirme tanto en FACEBOOK como en INSTAGRAM.

No Comments

Post A Comment