Vivir atento: más importante de lo que parece.
1381
post-template-default,single,single-post,postid-1381,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.0.3,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,columns-3,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Vivir atento: más importante de lo que parece.

Vivir atento: más importante de lo que parece.

 

Vivir atento: más importante de lo que parece. Es verdad que hoy en día todos hemos oído hablar del Mindfulness o atención plena. No es una moda (aunque recién en los 80 se acuñó ese término); que este tipo de meditación, o esta filosofía de vida nace de una tradición budista con más de 2500 años de antiguedad.

En internet podrás encontrar miles de artículos sobre Mindfulness o la atención plena, así que explicarte lo útil de esta técnica o darte una serie de Tips para practicarla no va a ser el objetivo de estos párrafos.

Vivir atento: nunca sabes donde va a llevarte tu próxima decisión.

Sin embargo, ya te he dicho muchas veces que la salud, la felicidad, la vida en general requiere un esfuerzo consciente. No basta solamente con desearla y visualizarla, por muy importante que estas sean. La vida siempre requiere acción. Y consciencia para identificar que cada decisión que tomemos, por simple que parezca, tendrá una consecuencia en nuestra vida.

La decisión de salir o no de fiesta la noche antes de tu último examen, o de tu boda. El momento en el que aceptas o rechazas una droga por primera vez. El instante en el que decides coger el móvil mientras conduces. Milésimas de segundo que pueden marcar tu destino vital.

En otras ocasiones hemos hablado de la teoría del desdoblamiento del tiempo y como en otras realidades, las diferentes elecciones en diferentes momentos te han conducido a diferentes historias de vida. Si esto te suena a chino, puedes ver la siguiente charla con mi amigo Marcos en la que abordamos este tema: La teoría del desdoblamiento del tiempo de Jean Pierre Garnier Malet.

Pero no quiero ponerme demasiado metafísico y quiero explicarte con un ejemplo práctico a qué me refiero cuando te hablo de la importancia de vivir atento. En el aquí y ahora. En esta realidad.

La montaña: reflejo de la vida.

Me gusta hacer hincapié en que para mi la montaña es un reflejo de la vida misma. Muchas de las reflexiones y de los aprendizajes que he adquirido a lo largo de estos 33 años han llegado al pasar mucho tiempo en ella.

Pero nunca fui muy bueno orientandome. Por eso siempre buscaba ir con gente que conociera el terreno o con mapas y gps en la mochila.

Una mañana salí a correr por la zona de Gilet (Comunidad Valenciana) con mi amigo Alberto. Una ruta corta de unos 12 kilómetros, por lo que fue una salida ligera, medio litro de agua y una barrita de cereales. Como nos encontrabamos bien y aún era temprano, tomamos una primera decisión: ibamos a subir a un pico que se encontraba cerca (La mola del Segart),ya que,  solamente alargando la ruta 2 kilómetros, obtendríamos unas vistas espectaculares de todo el terme de Sagunto.

Sin embargo, bajando nos topamos de frente con una encrucijada: dos caminos se abrían ante nosotros y no teníamos ni mapas ni red en el teléfono para decidir qué camino debiamos seguir. Así que un poco a la ligera, sin tomarnos las cosas en serio, tomamos la segunda decisión: a la derecha.

El resultado fueron 8 kilómetros de más, 22 en total por unas pistas técnicas al principio y por asfalto al final, acabando la ruta casi al mediodía, sin agua, sin comida y con las fuerzas justas.

Dos caminos que se separaban por apenas unos grados, nos llevaron a kilómetros de distancia del punto al que queríamos llegar.

No se trata de vivir con miedo a equivocarse.

Se trata de comprender lo importante que es ser conscientes de que por más que afuera sucedan muchas cosas, el timón de nuestro barco esta siempre en nuestras manos. Y que un mínimo desvío, a lo largo del tiempo, nos puede conducir a un destino completamente distinto al que queríamos llegar si no somos conscientes de vigilar nuestras acciones o no tenemos la valentía de cambiar el rumbo.

“A veces, la decisión más pequeña puede cambiar tu vida para siempre”

Keri Russell

No Comments

Post A Comment